Como aplicar Yeso a la Pared

Como aplicar yeso a nuestras paredes

1

Como aplicar Yeso a la ParedEn caso de querer evitar que algunas imperfecciones en nuestras paredes ganen protagonismo o nos arruinen nuestra nueva decoración, proponemos apelar a la practicidad del yeso. Si bien es un tanto delicado de colocar, y lleva diversas capas, lograremos el efecto deseado siguiendo los siguientes pasos, y cuidando de no pasar por alto ninguno de los siguientes detalles:

Primera capa. Se vende con el yeso y es indispensable a la hora de su aplicación, ya que hace las cosas más fáciles tanto en esta parte del proceso al igual que en su posterior descarte. Es posible que demande la aplicación de dos capas.

Pasta. Luego de verter el polvo en el agua y lograr una masa aceitosa, inmediatamente se aplicara una sola capa con una talla, empezando por la parte alta de la pared. El relieve sera mas marcado o no dependiendo del relieve buscado a la hora de aplicarlo. Si el que se pretende es mas liso aun del logrado, se podrá alisarlo con la talla o el trapo tras esperar unas horas, y humidificarlo con un pulverizador.

Como aplicar Yeso a la ParedColor. 2 a 6 horas de secado luego (según grosor y condiciones atmosféricas), procederemos a la aplicación de barniz (cera) con una esponja. El producto no puede estar liquido, por lo cual es pertinente que en este caso se lo coloque en la heladera y así lograr una consistencia considerablemente mas dura.

Aplicación. Se siguen los mismos pasos que para el proceso anterior, solo que ya tenemos el color logrado.

Yeso blanco. Misma técnica que se utiliza para el yeso de encerar, con una derivación más opaca.

En cuanto a las herramientas de las que disponemos para su aplicación constamos con esponjas, paños y brochas. Las esponjas basta con mojarlas en pintura diluida y dar golpes suaves sobre la pared. Pueden fácilmente combinarse varias capas de distintos colores sobrepuestos o en coexistencia en una misma pared.

Paño. Se aplica directamente con este, o se lo utiliza una vez pintada la superficie con una brocha, de modo de quitar el encalado frotándola con el.

Brocha. Logramos un encalado, que de hacerlo a intencionalmente, nos proporciona un efecto vertical, siempre y cuando pintemos desde arriba hacia abajo.